Usted está aquí

RUTA CAMINO NATURAL V√ćA VERDE SIERRA DE LA DEMANDA

RUTA CAMINO NATURAL V√ćA VERDE SIERRA DE LA DEMANDA
Dirección:
Teléfono:
Móvil:
Fax:
Mail:
Web:

Localidad: MONTERRUBIO DE LA DEMANDA

El Ferrocarril Minero de la Sierra de la Demanda fue construido en 1900 por una empresa inglesa para dar salida al hierro de las minas de Monterrubio y Barbadillo de Herreros. No obstante recibi√≥ ayudas p√ļblicas para que tambi√©n trasportase viajeros, aunque en la pr√°ctica s√≥lo realiz√≥ servicio de mercanc√≠as y por un corto periodo de tiempo, inferior a diez a√Īos. Su cierre definitivo se produjo en 1910, si bien las v√≠as fueron desmanteladas en 1947, quedando abandonado hasta que a finales del siglo XX se iniciaron las obras para convertirlo en una magn√≠fica V√≠a Verde, obras que fueron culminadas por el Programa Caminos Naturales del Ministerio de Medio Ambiente en 2004.

Este hermoso itinerario de 54 Km., salpicado de numerosas √°reas de descanso, se estructura en dos partes bien diferenciadas:

La primera de ellas, de 31 Km. comprende desde el municipio de Arlanz√≥n, situado a orillas del r√≠o del mismo nombre y muy cercano a los Yacimientos de Atapuerca, hasta la boca norte del t√ļnel del Manquillo. La V√≠a Verde se inicia en las afueras de Arlanz√≥n y, dejando atr√°s el antiguo puente ferroviario, conduce los pasos del visitante entre frondosos parajes de rebollos, fresnos y pinos. Ya pasado el Km. 6 se cruza la carretera que permite alcanzar los cercanos pueblos de Urrez y Villasur de Herreros, lugares id√≥neos para ‚Äúrepostar‚ÄĚ.

La V√≠a Verde se interna progresivamente en tierras m√°s serranas, en uno de los parajes m√°s bonitos del recorrido, discurriendo sinuosa por un denso rebollar. Contin√ļa la traza con un suave ascenso hacia el embalse de Arlanz√≥n, cuyo dique dejaremos a nuestros pies en el Km. 14, disfrutando de hermosos vistas de la l√°mina de agua. Desde aqu√≠ el camino contin√ļa bordeando el embalse, hasta alcanzar Pineda de la Sierra en el Km. 23. Esta localidad, declarada Bien de Inter√©s Cultural, est√° situada a mitad de recorrido de la V√≠a Verde, lo que la convierte en un punto ideal de avituallamiento o pernoctaci√≥n.

Desde aqu√≠ se prosigue el camino en un suave ascenso, pr√°cticamente a la orilla del r√≠o Arlanz√≥n, cuyo cauce debe cruzarse hasta cinco antes de llegar al t√ļnel del manquillo, en el Km. 31. Esta galer√≠a se encuentra intransitable, por lo que ser√° necesario tomar un camino de fuerte pendiente construido para dar continuidad a la V√≠a Verde, o bien salvar el puerto del manquillo por la cercana carretera (aunque con escaso tr√°fico, se recomienda s√≥lo a los ciclistas m√°s avezados).

De vuelta a la c√≥moda V√≠a Verde tras el t√ļnel, se inicia la segunda parte del itinerario, de 21 Km. con un bien merecido descenso a trav√©s de cerrad√≠simas curvas del antiguo ferrocarril, entre hayas de troncos retorcidos y colorido sin igual. Pronto avistaremos la hermosa estampa de Riocavado de la Sierra, al cual se puede acceder desde el Km. 41 por una pista. Continuando por la V√≠a Verde el visitante se adentra en un √ļltimo  t√ļnel, en las proximidades de Barbadillo de Herreros, bello pueblo serrano con numerosos vestigios de su pasado minero al que se accede por otra pista desde el Km. 44. A pocos kil√≥metros, atravesando un nuevo rebollar, encontramos la solitaria aldea de Bezares y un √°rea de descanso muy bien equipada (Km. 52) desde la cual se alcanza el destino √ļltimo del recorrido: Monterrubio de la Demanda. Esta bella localidad serrana se encuentra al este de la provincia de Burgos, justo en el l√≠mite con la comunidad aut√≥noma de la Rioja. La altitud de este Municipio es de 1225 m., uno de los m√°s altos de la provincia de Burgos. Acostado en la ladera de la Sierra de la Demanda, Monterrubio muestra al visitante un privilegiado entorno paisaj√≠stico y medioambiental. As√≠, en sus m√°s de 1500 Ha. se pueden encontrar grandes superficies boscosas de pino, haya y roble; y por ende, cientos de corzos, ciervos y jabal√≠s. Pero Monterrubio sorprende al visitante no s√≥lo por su riqueza medioambiental; adem√°s esta localidad es propietaria de una nada desde√Īable historia. As√≠, diversos documentos evidencian que ya en la √©poca romana eran explotadas sus minas de plata. Hoy, como vestigios de esa dilatada historia el visitante puede disfrutar contemplando su Iglesia Parroquial de San Juan Bautista (S. XI), la Ermita de Nuestra Se√Īora de Caraba (S. XI), el Lavadero municipal y Molino Hidr√°ulico, etc.

Localización